La vitamina B1 o Tiamina tiene un papel imprescindible para el metabolismo energético de los carbohidratos o proteínas. La tiamina es la encargada de romper las proteínas y carbohidratos y producir energía. Y está vinculada con un buen rendimiento psíquico y físico. Es una vitamina vinculada directamente con el estrés y su tolerancia, un aspecto importante en el deportista. También es un potenciador de los neurotransmisores entre mente-músculo y también un potenciador del sistema inmunológico. Su dosis es de 1,1 mg en mononitrato de tiamina.

Alimentos que la contienen: avena, arroz, huevos, patata, levadura.

Es la vitamina B2 la encargada del crecimiento celular. Interviene directamente en el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y vitaminas. También es una gran ayuda para las migrañas y dolores de cabeza, también potenciando el sistema inmunológico. Su dosis es de 400 mg en Riboflavina.

Alimentos que la contiene: leche, clara de huevo, cereales y verdura verde.

La vitamina B6 es la encargada junto con la B1 y B12, de aumentar la hormona de serotonina. También es la encargada de mejorar las habilidades motoras de precisión. Su dosis es de 50 mg en clorhidrato/hidroclorato de piridoxina.

Alimentos que la contiene: carne, pescado, carne de ave, huevos, semillas.

La vitamina B7 o biotina es esencial para el correcto aporte de ATP y síntesis de proteína y grasas para el deportista. También influye como gran antinflamatorio natural. Y es indispensable para una buena salud de nuestra resistencia a la insulina, calidad de nuestro pelo, piel y uñas, entre otros muchos beneficios. Su dosis es de 30 mcg en forma de D-Biotina.

Alimentos que la contiene: yema del huevo, frutos secos, levadura de cerveza, pescado y carne.